¿Sirven de algo las protestas a larga distancia?

Publicado 22-02-2021

Extracto:

Por otra parte, el arraigo de este peregrinar a la CDMX —antes al DF— significa, ni más ni menos, que a nadie le interesa que los problemas sean resueltos y las demandas de recursos satisfechas; unos, los delincuentes que cometen todo tipo de tropelías cometidas en flagrancia y en la total impunidad, son solapados por funcionarios y gobernantes cobardes quienes, temerosos de hacer respetar la ley sin distingo alguno, prefieren contemporizar con esos delincuentes para no ser acusados de represores.

Los gobernadores y los presidentes municipales no quieren en sus ciudades destrozos y protestas por lo que, en el colmo de la complicidad, ponen a disposición de estas bandas de delincuentes autobuses y recursos económicos para que vayan a la CDMX a hacer su borlote y destrozos.

Un resultado perverso de esta visión de la gobernación, profundamente arraigada entre delincuentes y gobernantes y funcionarios, es el apoyo a esos delincuentes de quienes residen en la CDMX, y la comisión consecuente de delitos junto con ellos en su estadía destructiva en la capital del país.

Notificar sobre
0 Comentarios
Retroalimentación por renglón
Ver todos los comentarios