Palabras vacías

Publicado 22-07-2021

Extracto:

Por cuarto sexenio consecutivo, el Estado mexicano está perdiendo la guerra contra el crimen organizado, sin que se vea un mínimo de esperanza para alcanzar la pacificación del país.

Ante los abrazos, los balazos la tienen ganada, y por mucho. Un promedio de más de 100 homicidios dolosos al día, masacres, recrudecimiento en la crueldad de la violencia, desapariciones en ascenso, asesinatos de activistas y periodistas.Otra expresión de la inseguridad es la guerra entre cárteles del narcotráfico por territorios.

Principales responsables de los más sangrientos enfrentamientos en una guerra interminable.Apoderándose del país, ahí están el Cártel de Sinaloa, de los hijos de El Chapo Guzmán; el CJNG, los Zetas, el Cártel del Golfo y el Cártel de Santa Rosa de Lima. El jefe del Comando Norte de EU, Glen VanHerck, comentó en marzo pasado que los cárteles del crimen organizado transnacional controlan el 35% del territorio mexicano, cifra que hoy podría haberse incrementado: pugnas en Tamaulipas, Michoacán, Jalisco, Sinaloa, Colima y Zacatecas, dan cuenta de una escalada solo posible gracias a la impunidad con la que operan.Con su narrativa, el gobierno escogió la vía de atacar las causas que generan la violencia, con la idea de repartir becas que saquen a los jóvenes de la pobreza y no se vean tentados por el crimen organizado para engrosar sus filas.

Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Retroalimentación por renglón
Ver todos los comentarios