Era una reforma de chocolate… o no

Publicado 07-05-2022

Extracto:

La propuesta de reforma constitucional en materia electoral enviada por el presidente (con minúscula) al Congreso de la Unión es un mal chiste, contado por un individuo malísimo para contar chistes…

A partir de la presentación de la propuesta, el jueves de la semana pasada, los voceros de T4 se han dedicado a “explicar” las virtudes del planteamiento: un extraordinario “ahorro” de recursos públicos y la “democratización” de los órganos electorales.La idea de “permitir al pueblo” elegir a los integrantes del Consejo General del “nuevo INE”, así como a los jueces responsables de sancionar las elecciones, no tiene pies ni cabeza.

Si las circunstancias fueran un poco distintas, todos se abalanzarían sobre la propuesta de desaparecer a los órganos electorales –administrativos y jurisdiccionales– de los estados.Pero por esta ocasión, según parece, podrá salvarnos de la más reciente pulsión presidencial un hecho puntual: a la oposición –PAN, PRI, PRD, MC– no le resulta adecuado el timing de Palacio Nacional y, además, no les han ofrecido a cambio de sus votos nada realmente apetitoso.Pero eso podría cambiar de aquí al siguiente período de sesiones del Congreso de la Unión y los vientos cambiar de dirección.

Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Retroalimentación por renglón
Ver todos los comentarios